El colectivo Boa Mistura fueron uno de los nombres más sonados de esta IV edición.

También fueron uno de los primeros en empezar, quizá uno de los muros más grandes de todo el festival (es una composición de una fachada doble y una lateral). Queremos compartir con vosotros algunas fotos del proceso.

 Todavía seguimos jugando a esta especie de acertijo al que nos han retado: hay un punto de vista específico en la ciudad en el que todos esos colores y formas se juntan, y descubren unas palabras que el colectivo ha querido dejar impresas en nuestra ciudad. ¿Lo has encontrado?