Considerado como uno de los principales artistas de la movida viguesa de los años 80, su obra siempre se movió entre viajes al inconsciente de un antisistema. Defensor del arte público, al que llama “arte sin techo”, un arte para el aire y los sentidos. En el caso de sus obras realizadas para este festival, se apoya en cantigas entremezcladas con representaciones marítimas en el barrio de Bouzas, en la rehabilitada Casa do Patín.

Síguenos en las redes!